energía solar térmica

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento directo de la radiación solar incidente. Una instalación solar térmica está formada básicamente por colectores solares, un conjunto de cañerías aisladas térmicamente y un dispositivo acumulador de agua.

Las aplicaciones de la energía solar térmica son diversas:

Una de las más rentables y comunes es la producción de agua caliente sanitaria (ACS). Es muy habitual que este sistema se utilice como un sistema de apoyo de un sistema convencional a base de gas o eléctrico.

Otra de las aplicaciones habituales es la calefacción de un local o vivienda, que se puede hacer mediante la introducción de aire caliente en su interior o bien mediante elementos calefactores dentro de la cual circula agua.

La climatización de piscinas también es posible con un sistema solar térmico: el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE) especifica que el consumo de energías convencionales para el calentamiento de piscinas está permitido sólo cuando estas estén instaladas en locales cerrados. Por lo tanto, la energía solar térmica es la opción más adecuada para climatizar de una piscina al aire libre.

Los componentes de una instalación solar térmica son básicamente:

Captador solar: el más utilizado es el captador plano de cubierta vidriada. Como norma general los captadores tienen que instalarse orientados hacia el sur para captar al máximo la radicación solar. Su inclinación con respecto al plan horizontal tiene que ser igual a la latitud del emplazamiento, 35º que es la inclinación que más radiación capta a lo largo del año (perpendicular a los rayos solares cuando estos tienen la máxima intensidad).

Un sistema de almacenamiento de la energía térmica obtenida, el depósito acumulador. Sirve para acumular la energía en los momentos del día en que se genera y utilizarla cuando se produce la demanda. En instalaciones pequeñas es posible incorporar el acumulador a la parte superior del captador, son los equipos denominados termosifones, que aprovechan la circulación del agua por diferencia de temperaturas, efecto de convección.

Un sistema de distribución del calor y de consumo. Consta de sistemas de control y gestión de las instalaciones, cañerías, conductos, bombas para hacer circular el agua, purgadores de aire y válvulas diversas.

Un sistema de apoyo. Por suplir posibles periodos sin sol, las instalaciones solares térmicas incorporan un sistema convencional de calentamiento de agua, que sólo se utiliza cuando la energía generada por la instalación solar no es suficiente para cubrir la demanda de agua reduciendo con ello considerablemente la carga energética en nuestros hogares.

El sistema de generación de energía por vía de los rayos solares es una de las mejores opciones para poder obtener formas de energía de forma totalmente renovable y sostenible.

En EcoCasa trabajamos diferentes tipos de instalación de sistemas de energía renovable para todos nuestros modelos de casas modulares. Contacta con nosotros para saber más sobre los sistemas de energía que podemos instalar.

 

Leave a Reply