El principal gasto energético de una vivienda lo representa la calefacción y refrigeración de nuestros hogares debido a la falta de aislamiento, puentes térmicos, falta de estanqueidad, mala ejecución de cerramientos etc… suelen representar la mitad del coste total de la factura de energía.

El objetivo principal de mejorar térmicamente nuestro hogar consiste en reducir el la factura de los diferentes tipos de energía que se consumen (electricidad, gas, butano etc.). En una vivienda bien aislada, estos gastos reducen los costes de las facturas en más de 30-40% amortizándose a medio-corto plazo.

Otras ventajas importante de los trabajos de aislamiento, son la eliminación de los puentes térmicos en fachadas exteriores, aperturas, suelos, uniones y eliminación de las condensaciones no deseadas. Colocando el aislamiento por el exterior se consigue un envolvente continuo que protege la estructura del edificio y los materiales de construcción, impidiendo así la degradación causada por las oscilaciones de temperatura como grietas, fisuras, infiltraciones de agua, manchas, mohos y la impregnación de la masa mural.

Los trabajos de aislamiento integral ayudar a reducir los ruidos, mejorando el comportamiento acústico de la vivienda.

Vivir en una casa aislada térmica y acústicamente, con un sistema de renovación del aire nos ofrece un espacio sano y confortable.

Enviar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.