Recuperar el agua de lluvia no tan solo nos permite reducir el consumo de agua de la red, lo que representa un importante ahorro, si no que también contribuimos a la preservación de las capas freáticas.

Usos:

Las aguas pluviales, al contener muy pocos elementos disueltos, son aguas blandas no calcáreas. Esta característica las hacen muy apropiadas para la limpieza en general al no dejar las características marcas de cal, lavar la ropa, para las cargas de agua de los inodoros, etc.

En el exterior, las aguas pluviales, son idóneas para el lavado de vehículos, y para regar las plantas ninguna agua es mejor que la de lluvia.

Recogida:

Las aguas pluviales se captan de las cubiertas o tejados, terrazas, jardines o cualquier otra superficie impermeable. Estas aguas recogidas se canalizan, se filtran y se almacenan en depósitos que pueden ser subterráneos o elevados.

Eco-Casa se dedica a estudiar proyectos de captación e instalará los elementos necesarios para recuperar esa agua que ahora se pierde: canalizaciones, cisternas, depósitos y el resto de elementos necesarios.

Enviar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.