Vivienda pasiva

Una vivienda pasiva es un hábitat con un aislamiento excelente que consume muy poca energía por metro cuadrado; el consumo mínimo que es necesario está asegurado de energías alternativas (por ejemplo : solar). Para lograr un hábitat autónomo energéticamente, la construcción debe combinar una ubicación ideal con aislamiento excelente i equipamiento de maquinarias adecuado.

Una construcción pasiva, también llamada “casa sin calefacción”, se basa en un concepto de construcción con muy bajo consumo energético

  • Entrada de calor “pasivo” del sol
  • Un aislamiento muy fuerte en paredes, suelos, cubierta ,ventanas, puertas
  • Ausencia de puentes térmicos
  • Una alta hermeticidad, conseguido con estanquidad en el envolvente
  • Control de la ventilación del aire interior de la vivienda

 

Para calentar, la casa pasiva usa todas las fuentes de calor disponibles: sol, habitantes, electrodomésticos, etc. El aislamiento extremadamente alto de paredes exteriores, techo y piso, así como las ventanas de triple acristalamiento permiten mantener el calor dentro.

Sin embargo, el aire fresco es proporcionado por una máquina de ventilación mecánica que recupera el calor del aire de salida para calentar el aire entrante.

A nivel de costes, una vivienda pasiva   gasta muy poca energía y recicla la que produce. Gracias al rendimiento de su aislamiento térmico, su ventilación, las contribuciones de la energía solar, mantiene una temperatura ambiente suave durante todo el año.

Una casa pasiva es un edificio energéticamente eficiente. La pérdida de calor es tan limitada que una entrada de calor baja es suficiente.

Si deseas empezar un proyecto nuevo, con un consumo mínimo de energía, no lo dudes. Ponte en contacto con nuestro equipo técnico y te ayudaremos a construir la casa de tus sueños.

Enviar una respuesta